Cargando...

Descripción

Lo realmente peligroso de subirse a un monopatín y recorrer las calles no está en caer, ni perder el equilibrio, ni romperse una pierna, está en evitar pisar la interminable ristra de cacas que dejan la interminable ristra de perros habitual.